Hecho a mano o confección: Las 7 diferencias

Las cosas más importantes son las que no lo parecen. Por eso, a veces, nos puede parecer que lo importante a la hora de que una prenda de ropa nos quede bien, nos sea cómodo y elegante, es que nuestro cuerpo se adapte.

Pero no es así, más bien al contrario: no somos nosotros quien nos tenemos que amoldar a las medidas y forma de la ropa, sinó que tiene que ser la ropa la que se adecue a nuestro cuerpo, a nuestras necesidades, que nos haga resaltar nuestras virtudes y nos disimule los puntos débiles. En definitiva, tiene que ser la prenda de ropa quien se convierta en una segunda piel para nosotros, y no nosotros los que nos coloquemos dentro de una ropa impersonal.

Si cada persona es diferente, única y exclusiva, no nos podemos conformar con vestir camisas cortadas por un solo patrón estándar y genérico. Cada persona tiene su propio arquetipo.

Son siete las cosas que distinguen las camisas estándar o de confección, de las camisas artesanas hechas a mano. Siete diferencias que, quizás a simple vista no se ven, y que sólo las pueden distinguir los ojos expertos de los modistos de verdad y las personas que se han vestido alguna vez ropa hecha sólo para ellos:

 

1. El corte: las camisas de confección, las estándar, se hacen en base a unas fichas técnicas donde cada fabricante fija las medidas básicas con las que trabajará según unos estereotipos y según las modas. Son camisas que se fabrican en grandes cantidades para hacer los precios lo más asequibles. En este caso, una talla 40, por ejemplo, equivale a unas medidas de pecho, de largo de manga, de caída de hombros, etc. muy determinadas. Una camisa personalizada, en cambio, tiene en cuenta las particularidades del cuerpo de cada persona y toma un mínimo de diez medidas para personalizar su patrón: pecho, cintura, caderas, largo de mangas, caída de los hombros, curvatura de la espalda… De cada persona nace un patrón, único, personal e intransferible. Y las camisas que se elaborarán encajan a la perfección a las necesidades y particularidades de tu figura, adaptándose al tipo de diseño que se adecue más a cada ocasión: clásico, custom, slim…

2. El cuello: un elemento imprescindible de la camisa. En las piezas hechas a mano hay que tomar un mínimo de tres medidas para poder elaborar un cuello perfecto y adecuado a cada persona. Hay diferentes tipos de cuello, y cada uno de ellos consigue un efecto diferente: el inglés, muy formal y tradicional; el cutaway, más abierto y que permite que se vea un nudo de la corbata más ancho; el italiano, muy favorecedor; y de ceremonia, especial para acontecimientos y galas.

3. La tela: a diferencia de las camisas estándar, en una camisa hecha a mano se puede también escoger entre una gran variedad de de telas: de algodón, de lino, de seda, con texturas diferentes y estampados varios, siempre asesorado por un profesional de la costura que te ayude a decidir qué tela es más adecuada para el tipo camisa que se quiere, cual es mejor según la época del año, según las modas y en función de la que favorezca más.

4. El hilo: aunque pueda parecer poco relevante, el hilo es un elemento clave en una prenda de ropa, tiene la importante función de unir las diferentes telas que conformarán la camisa. Por eso es básico tener en cuenta que su calidad determinará tanto los acabados de la pieza como su longevidad.

5. Los bordados: una camisa hecha a mano se puede personalizar bordando las iniciales de una persona, los escudos familiares o cualquiera otro tipo de diseño hechos expresamente para la ocasión.

6. Los puños: personalizar la medida y el diseño de los puños también es una característica que permiten las camisas hechas a mano y que no contemplan las camisas estándares. Unos puños hechos a medida pueden transmitir personalidad, elegancia y distinción.

7. Los botones y los ojales: en una camisa artesana, los botones son completamente personalizados y los ojales hechos a mano, con acabados impecables.

El resultado final: una camisa hecha a mano te encaja al milímetro, se mueve a tu ritmo, te acompaña, se adapta, no molesta y es completamente cómoda. A la vez que te lo has podido hacer a tu gusto: diseño, tela y acabados.

En Fossman te queremos asesorar y queremos compartir contigo los secretos de las camisas artesanas. Queremos que puedas vivir la experiencia de vestir una prenda de ropa hecha sólo para ti.

Por | 2018-07-18T05:19:31+00:00 junio 1st, 2018|Artículos|Sin comentarios

Deje su comentario