La camisa de franela, el clásico otoñal

Empiezan a sentirse los primeros fríos del otoño y le entra a uno la morriña del sofá-peli-manta, la del albornoz después de la ducha -la toalla en la cintura es solo para valientes-, la de mojar el bizcochito en el café de media tarde, que si la sopita de pollo de la abuela, esos pies frioleros que se van arrimando sigilosamente a la lumbre de la chimenea… 

invierno, fuego, franela, caliente, frío

Despegarse del pijama o la bata de estar por casa para irse a la oficina empieza a ser toda una hazaña bélica. Quiere uno seguir sintiendo esa pelusilla caliente y tan agradable rozándole las carnes allá donde vaya…

Querido amigo, ¡Hoy estás de suerte! Se abre oficialmente la veda de la camisa estrella del otoño/invierno: la camisa de franela

Suave y resistente al desgaste, la camisa de franela es uno de esos clásicos que se puede llevar de infinitas maneras. Abrochada y por dentro del pantalón con una americana; abrochada por fuera, con tejano y chaqueta informal; abierta como sobrecamisa sobre una camiseta lisa o estampada… 

camisa, moda, franela, cuadros, hombre

Y es que la franela, la vistas como la vistas, también puede tener mucha clase. Aunque lo cierto es, que en su origen, la franela no era precisamente el tejido más glamuroso del mundo. Utilizada como ropa de abrigo para combatir el frío invernal, siempre fue perfecta para todos aquellos que trabajaban a bajas temperaturas al aire libre (agricultores, leñadores, pastores…). El calor y la durabilidad de la lana caliente hacían de la franela el tejido idóneo para pasar las horas a la intemperie. En las fábricas, también para combatir el frío y ya de paso camuflar las manchas y las abrasiones, se convirtió en el uniforme ideal de muchos obreros y empleados durante los siglos XIX y XX. 

Fue más tarde, a partir de los 90 y con la explosión del grunge y el punk, cuando las camisas de franela pasaron a mejor vida dejando el campo y subiéndose al escenario, popularizándose gracias a los intérpretes de los grupos de rock que las vestían de colores intensos, con la típica textura de cuadros escoceses en rojo.

A día de hoy, la camisa de cuadros u otros estampados de franela es tendencia año tras año y la utilizan a menudo los estilistas de todo el mundo para crear combinaciones y estilos inéditos.

En Fossman tenemos un amplio catálogo de estampados bien calentitos para escoger y hacerte a medida esa camisa que tienes en mente. Y además podrás elegir entre tres tipos de franela a distintos precios: franela con algodón 100%, franela con algodón y lana, o franela con algodón, cashmere y lana.

camisa, franela, tejido, catálogo

Y es que las virtudes de la franela son muchas, pero si lo que buscas es ir cómodo y abrigado este invierno, ésta es sin duda tu mejor elección. Gracias a un tratamiento llamado perchado, que consiste en un fijado que levanta la pelusa de la tela, reteniendo el aire y así ejerciendo de aislante térmico, las camisas y prendas de franela son las que más calorcito te darán estos meses. La textura de sarga, de la que te hablamos en el artículo anterior, y que puede ser de lana, mixta de lana con algodón o solo de algodón, es la que aporta esa resistencia característica que convierte a la franela en el tejido todopoderoso del invierno. 

montaña, manta, frío, abrigo, franela

Además del perchado, existen otros tratamientos a los cuales se someten habitualmente a las prendas y las camisas de franela, como el enfurtido y el peinado, que mantienen la prenda suave además de resistente. 

Dicen que para gustos, los colores. En Fossman, de gustos y colores tenemos un rato. Y de cuadros de franela ya ni te cuento… ¿Te vienes a escoger los tuyos?

camisa, franela, cuadros, moda, hombre

Por | 2019-10-30T16:07:41+00:00 octubre 30th, 2019|Artículos|Sin comentarios

Deje su comentario