La llamaban guayabera

Algunos la dan ya por olvidada. Otros presumen de ella y apuestan por darle de nuevo el lugar que nunca debió perder en al armario. Pero lo cierto es que la guayabera, ese clásico tropical de la moda masculina, vuelve para quedarse. Y lo hace pisando fuerte. 

Conocida también como “cubana”, “sahariana”, “chacabana”… y otros cuantos nombres de terminación similar, su procedencia no acaba de estar del todo clara, pues son muchas las leyendas alrededor de esta prenda y muchos los países que a día de hoy se siguen disputando su origen. Sin embargo, parece que una de las historias que tiene más peso es la del río Yayabo, en Cuba, de ahí que su primera denominación fuera “yayabera” y al utilizarla los campesinos para guardarse guayabas en sus grandes bolsillos, con el tiempo pasara a llamarse tal y como la conocemos hoy, guayabera.

guayabera, fruta, tropical

¿Pero qué tiene de especial esta prenda?

La guayabera es una camisa que se lleva por fuera del pantalón, habitualmente de color blanco, con cómodas aberturas laterales, 2 o 4 bolsillos exentos delanteros en la pechera y faldones, y alforzas frontales y traseras (muchas veces bordadas) con pliegues de corte vertical. 

El tipo de mangas que la acompañan -cortas o largas- determinan un estilo y uso distinto: sport casual si se trata de una guayabera de manga corta y algodón, ideal para el día a día por su comodidad, ligereza y frescura; o bien un estilo más elegante y sofisticado si se trata de mangas largas y lino, perfecta para ocasiones especiales y celebraciones.  

Y es que las guayaberas, especialmente en los países tropicales, siempre han sido una vestimenta característica de las ocasiones de etiqueta, ceremonias solemnes y actos protocolarios. Son muchos los que se han dejado conquistar por esta prenda. Felipe VI en la Cumbre Iberoamericana de México en 2014 se unía al «club de la guayabera», como se conoce al listado de mandatarios que han vestido esta prenda en sus visitas oficiales a alguno de los países del Caribe. Años antes ya lo hizo su padre en Punta Cana. 

guayabera, protocolo, realeza

Pero la guayabera no solo es protagonista en los mundos del politiqueo, sino que ha sido también estrella de las estrellas. El mismísimo Orson Welles adquirió una en Madrid en los años 50. Y además, según cuenta la hija del director de Ciudadano Kane, la prenda cubana era la preferida de su padre. “Se la hicieron a medida en la Camisería Burgos, la misma tienda donde Ernest Hemingway y Pablo Picasso, entre otras personalidades, compraban su ropa”.

Hollywood, guayabera, Hemingway

Personajes como Johnny Deep, Gabriel García Márquez, Juanes, Óscar de la Renta, Bertín Osborne o Carlos Herrera se han dejado seducir también por esta blusa colonial hispánica del verano. Y es que lo que está claro es que la guayabera ha vuelto y parece que lo ha hecho para quedarse.

guayabera, hollywood, famosos, Johnny Deep

Hasta tal punto llega la cosa, que dice Antonio Burgos en Elogio a la guayabera que “El Ayuntamiento de Miami ha hecho oficial lo que es real, y ha declarado oficialmente que sus funcionarios pueden ir al trabajo con guayabera, sin necesidad del traje y la corbata, que es cosa de los gringos de Wall Street y de Washington, con razón aquí en España a la chaqueta le llamamos ‘americana’. Y mucho deberíamos aprender del Ayuntamiento de Miami en cuestión de indumentaria formal estival…”

En Fossman hemos hecho nuestra propia versión de esta prenda tan admirada. Las tenemos de hilo y algodón, que se arrugan mucho menos, y únicamente de manga larga, porque nos parecen más sofisticadas. Eso sí, hemos innovado con un cuello italiano para darle un aire más sport. Combinadas con uno de nuestros Panamá, nada vas a tener que envidiarle a ninguna estrella hollywoodense que se preste.

guayabera, sombrero, Panamá, moda, satrería, look, outfit

“Y la llamaban guayabera / por su nombre tan sencillo / por llenarse los bolsillos / con guayaberas correteras…”

Por | 2019-07-25T07:13:28+00:00 julio 25th, 2019|Artículos|Sin comentarios

Deje su comentario