Las Súper. El secreto de un buen traje

Si en el mundo de la pizza estamos hartos de escuchar aquello de que “el secreto está en la masa”, en el mundo del traje, el secreto está en la tela.  

Y es que a menudo, cuando se trata de comprar un traje, nos fijamos principalmente en el color y en el corte, pero no le hacemos demasiado caso a uno de los factores más determinantes, la tela.

lana, tela, costura

¿Pero qué debemos saber a la hora de seleccionar la tela de nuestro traje?

La selección de tela es algo que debe hacerse teniendo en cuenta dos cuestiones fundamentales. La primera nuestro bolsillo, es decir, el presupuesto que estemos dispuestos a desembolsar para salir de la tienda hechos un pincel. Y la segunda, y casi la más importante, el uso que le vamos a dar al traje. Y es que no necesariamente las telas más caras son siempre las mejores, pues su valor está íntimamente relacionado con el dónde y el para qué vamos a usar la prenda en cuestión. No escogeremos la misma tela para ir a cazar al bosque que para pasarnos la semana metidos en un avión de reunión en reunión y tiro porque me toca.

aeropuerto, traje, viaje, avión

¿Entonces de qué hablamos cuando hablamos de tela?

Al hablar de la mejor tela para hacer o comprar un traje nos estamos refiriendo a la lana, y más concretamente a la lana que proviene de la oveja merina, el tejido por excelencia para este tipo de prenda. Aunque si bien es cierto, éste no es el único material que podemos utilizar para confeccionar un traje. Muchas veces encontramos lana de oveja mezclada con otro tipo de lana como Cashmere (de la cabra Cachemira) o Mohair (cabra Angora). También encontramos el Tweed, originario de Escocia y utilizado habitualmente para chaquetas de caza y trajes de estilo campestre por su resistencia a la humedad y la lluvia debido a la pelusa que tiene.

Por último, no podemos olvidar el algodón o el lino, tejidos de fibra vegetal que suelen utilizarse para prendas más informales y frescas.

En cualquier caso, a la hora de elegir la tela para nuestro traje nuevo, lo ideal sería no recurrir a telas sintéticas como el poliéster, que aunque son infinitamente más económicas que el resto, no permiten al cuerpo transpirar, y la elegancia y calidad de las prendas elaboradas con este material dejan mucho que desear.

Pero volviendo al tejido estrella, la lana, que sí es transpirable y le da a los tejidos una caída, cuerpo y estructura perfecta, ¿Cómo se mide la calidad de una lana?

La calidad de una lana viene dada por su finura. Es decir, cuanto menor diámetro de fibra tiene la lana, más suave es. El grosor de las fibras de la lana se mide en micras. La micra es la millonésima parte del metro, de modo que, en un milímetro encontramos 1000 micras.

¿Y entonces eso de las lanas Súper qué es exactamente?

Al probarnos un traje, a menudo escuchamos de la boca del sastre o el vendedor de turno, aquello de “Este tejido es Súper 120’s, Súper 130’s, Súper 160´s…” Pero, lo cierto es, que aunque la mayoría de veces por dentro estemos pensando “¿Súper quééé?!” y asintamos disimuladamente como si fuéramos perfectos conocedores de la materia, eso del Súper nos suena a chino mandarín.

Pues bien, ¡Hoy estás de suerte! Hoy vamos a explicarte el gran misterio de Las Súper, para que la próxima vez presumas un poco de vocabulario textil y parezcas un súper experto en el tema.

lana, traje, costura, finura, súper

El término “Súper” se utiliza para medir exclusivamente las telas de lana súper fina, de ahí su nombre, y se clasifica a partir de números superiores al 100. Cuanto más alto sea éste, más fino será el hilo utilizado para elaborar la tela y por lo tanto, más suave y fresca será ésta. A mayor grado de Súper, menor grosor de la fibra y mayor suavidad.

¿Entonces las lanas finas son mejores que las gruesas?

Depende. Si por “mejor” hablamos de suavidad, efectivamente las telas Súper 150’s, y superiores, serán las “mejores”. Si por el contrario,  la mejor tela para nosotros es la más resistente, duradera y la que nos permite un uso frecuente de la prenda, las telas Súper 120’s y superiores son precisamente las que menos nos interesan.

Los trajes con número Súper más alto, por lo general son mucho más delicados y propensos a arrugarse. Estas telas tan finas requieren de un cuidado y un tiempo que normalmente no podemos ofrecer. Además, las chaquetas y trajes confeccionados con este tipo de lana no suelen admitir la limpieza en seco ya que pueden deformarse fácilmente, son más frágiles que las pesadas, se arrugan más y su vida útil es relativamente más corta.

Así que si lo que estamos buscando es un traje para cada día, para el trabajo, la mejor opción es uno con lana hasta Súper 110’s como máximo.

Para los más viajeros, sobre todo en trayectos largos y que además pretendan llegar a sus reuniones transoceánicas sin demasiadas arrugas visibles, los trajes de lanas compactas no superiores a 100’s serán su mejor aliado.

Si buscamos algo para una ocasión especial, las telas Súper 120’s y 130’s son más apropiadas. Además son ideales para sitios calurosos.

Las telas de lana a partir de Súper 150’s y superiores, son las más suaves y se usan para confeccionar trajes muy frescos y nada pesados. Aunque si el traje es para una boda en la playa o para tus próximas vacaciones tropicales, el lino sin duda será el mejor compañero para dejar pasar el aire, aunque se arrugue con solo mirarlo.

boda, lino, traje, tropical

Para gustos, los colores, En cualquier caso, y como ya avanzamos al inicio de este artículo, lo que debería mover siempre nuestra elección a la hora de comprarnos o hacernos un traje a medida, es el uso que vayamos a darle.

Por | 2019-05-31T10:28:14+00:00 mayo 31st, 2019|Artículos|Sin comentarios

Deje su comentario